“No se le debe temer a la robotización y a la cuarta revolución industrial porque, aunque, efectivamente, toda revolución industrial ha conllevado la eliminación de puestos de trabajo, también ha llevado a la creación de muchos otros”.

Autor: Rodrigo Méndez

Fuente: Diario Concepción. 24 de diciembre 2019.

Académico Universidad Federico Santa MaríaSegún un estudio elaborado en 54 países por la consultora internacional McKinsey, dentro de 30 a 40 años la mitad del trabajo realizado por humanos será ejecutado por máquinas y robots. Lo anterior, sin hacer una predicción de la tecnología futura, es decir, sólo considerando la tecnología existente hoy.

A pesar que la mecatrónica no es una nueva disciplina ni tecnología, su gran masificación a nivel global no fue hasta ahora con la cuarta revolución industrial. La mecatrónica integra principalmente la mecánica y la electrónica para automatizar procesos y productos, por medio de sistemas informáticos. Por otro lado, la robótica es una subdisciplina de la mecatrónica que se caracteriza por reemplazar tareas realizadas por el ser humano, pero que actualmente se utiliza en un sentido más amplio.

Hoy en Chile, a pesar de que existen empresas con trayectoria y reconocidas dedicadas a proporcionar soluciones robotizadas -como Mirs y Robotec, entre otras- sigue siendo la robótica y la mecatrónica una disciplina incipiente en el país, tanto a nivel industrial como en I+D+i. Aún son muy pocas las empresas dedicadas a entregar soluciones mecatrónicas y hay muy pocas y pocos investigadores trabajando en esto. Sin embargo, ya hay muestras de inserción exitosa de la robótica en distintas industrias en Chile, por ejemplo, en agricultura hay empresas que utilizan robótica para cosechar y drones para aplicar insecticida; en ganadería hay empresas ordeñando vacas de manera robotizada; en medicina se utiliza el robot Da Vinci el que efectúa cirugías mínimamente invasivas, y como éstos, hay más ejemplos insertos en distintos sectores de la industria chilena.

Los beneficios de la robótica y la mecatrónica son diversos, por ejemplo, permite automatizar labores peligrosas y/o que suelen generar lesiones musculoesqueléticas por la alta repetitividad de ellas, con alta precisión y flexibilidad. No se le debe temer a la robotización y a la cuarta revolución industrial porque, aunque efectivamente, toda revolución industrial ha conllevado la eliminación de puestos de trabajo (por lo que se debe implementar con responsabilidad), también ha llevado a la creación de muchos otros.

La creación de la carrera de Técnico Universitario en Robótica y Mecatrónica de la Universidad Técnica Federico Santa María se enmarca en esta creciente tecnologización de la industria chilena y de su consecuente necesidad de especialistas con las competencias necesarias para adoptar la industria 4.0 en Chile.


Esta web usa cookies analíticas y publicitarias (propias y de terceros) para analizar el tráfico y personalizar el contenido y los anuncios que le mostremos de acuerdo con su navegación e intereses, buscando así mejorar su experiencia. Si presiona "Aceptar" o continúa navegando, acepta su utilización. Puede configurar o rechazar su uso presionando "Configuración". Más información en nuestra Política de Cookies.


ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Comparte en tus redes!

¡Comparte esta noticia con tus amigos!